El #Chagas dice Adiós al Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky

abril 15, 2016

 

Jorge

Profesor Doctor Jorge F. Yanovsky (la foto me pertenece)

(1940 – 2016)

Falleció el 15/04/16, en la Ciudad de Buenos Aires, a los 75 años de edad.

En nombre de la Asociación Civil Carlos Chagas para la Vigilancia Médica Activa del Mal de Chagas y como su Vicepresidente, comunico con inmenso dolor el fallecimiento de quien fuera uno de sus Socios Fundadores, el Prof. Dr. Jorge Fernando Yanovsky, de cuya existencia terrenal nos despedimos hoy, contando con su vigilia celestial sobre nuestro trabajo diario en la lucha contra dicha ignominiosa enfermedad.

Quisiera recordar a la Sociedad Argentina en su conjunto que Jorge Yanovsky fue merecedor del Premio Wernicke de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires (FM – UBA) por su “Investigación y Desarrollo de Nuevos Métodos Diagnósticos para la Enfermedad de Chagas”, del Premio “Academia Nacional de Medicina” de la Academia Nacional de Medicina (ANM) por sus “Avances en el Desarrollo de una Vacuna para la Enfermedad de Chagas”, del Premio ONUDI (Naciones Unidas u ONU) a la “Excelencia en la Innovación Tecnológica de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial”, por su invención de sistemas e instrumentos para control masivo de grandes endemias (Chagas y otras) y Premio Nacional a la Innovación Social de la Presidencia de la Nación Argentina por su “Desarrollo de Nuevas Tecnologías en Conservación Biológica”.

Un breve repaso por el extenso Currículum vitae del Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky nos permite apreciar que, luego de recibirse como Médico en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires (con Medalla de Oro), se desempeñó como Becario interno y externo del CONICET de entonces, fue docente de la Cátedra de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires, Profesor Titular de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires y luego Profesor Titular de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE). Fue Jefe del Departamento de Chagas del Instituto de Patología Regional de la UNNE, Director Investigador del Instituto de Patología Regional de la UNNE y luego Director del Instituto de Patología Regional de la UNNE en Resistencia.

Fue removido de su último cargo por la Dictadura Militar luego del Golpe Militar de 1976, perseguido y encarcelado por el Exjuez Córdoba, acusado de “agitar a los campesinos”. Ignoraban la Dictadura y sus colaboracionistas que lo único que el Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky hacía era enseñar a los chacareros chaqueños cómo mantener sus ranchos o casas libres de Vinchucas, sin ningún otro tipo de actividad o prédica política.

Su lugar al frente del Instituto de Patología Regional de la UNNE en Resistencia, usurpado, fue ocupado hasta hace poco tiempo por otro médico (desconozco si es o fue médico, la Historia lo dirá) afín a la doctrina y procedimientos del denominado “Proceso de Reorganización Nacional”.

Luego del retorno de la Argentina a la vida democrática, la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) mantuvo en su cargo al usurpador y jamás restituyó al Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky en su cargo, pese a haberlo ganado en buena Ley y oportunamente por Concurso Abierto de Antecedentes y Oposición en Democracia.

Habiendo tenido que huir del Chaco por la persecución de la Dictadura, comenzó a trabajar en el ámbito privado en varios lugares del país para sobrevivir junto a su familia del fruto de su trabajo, mientras continuaba con sus investigaciones sobre el Chagas, la Desnutrición Infantil y otras tantas enfermedades de las actualmente denominadas “Desatendidas” u “Olvidadas”.

Con algunas personas amigas, constituyó empresas pioneras en el país, llegando a ser Presidente de Polychaco SAIC., Centro de investigaciones y desarrollo en estrategias biotecnológicas y Vicepresidente y Presidente del Foro Argentino de Biotecnología.

Sus inventos de técnicas de Liofilización de Alimentos hubieran catapultado al Chaco y a la Argentina como únicos proveedores mundiales de alimentos frescos de primera calidad, reduciendo el peso y tamaño de los mismos hasta un 10 o 15 % del original, para ser exportados luego con un peso y volúmenes mínimos, sin necesidad de “cadena de frío” a cualquier lugar del mundo y ser consumidos en el acto en el punto final de expendio, dispensación solidaria o en el domicilio del interesado en “comer”. Esto fue demostrado públicamente ante muchos funcionarios en varios de sus tantos intentos de retorno a su amado Chaco, incluidos Gobernadores, Ministros, Senadores, Diputados, Empresarios, etc.

Ninguno de ellos tuvo la “visión de futuro para el Pueblo” necesaria para tener el coraje de ponerlos en marcha. O, tal vez, tenían otros “intereses” que “marcaban su agenda prioritaria” de rédito económico en el ejercicio de sus funciones, porque el Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky nunca otorgaba un “retorno” a nadie.

Como Miembro de la “Asociación Carlos Chagas para la Vigilancia Médica Activa del Mal de Chagas” fue uno de los principales diseñadores y ejecutores del Programa de Control de Chagas del Instituto de Seguridad Social, Seguros y Préstamos de la Provincia del Chaco (InSSSeP), iniciado y puesto en marcha gracias a la inteligencia y visión del entonces Presidente del Directorio del InSSSeP, Cr. Atilio Omar Velázquez. Dicho Programa es actualmente considerado a nivel Nacional e Internacional como un “Programa Modelo” que debe ser implementado en toda la República Argentina, tanto en el ámbito público como privado, de acuerdo a lo dictaminado por el actual Ministro de Salud de la Nación, el Dr. Jorge Lemus.

Es muy difícil poder resumir en pocos párrafos la trayectoria, conducta y legado del Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky, pero podríamos decir sin yerro alguno que estamos ante la pérdida de un ser humano de características excepcionales para cualquier comunidad, especialmente para la que dejó todo de sí mismo, nuestro Chaco, pagando el precio que ya conocía de antemano: su salud y su vida.

Buena persona, excelente médico, mejor amigo, gran dirigente y un líder sin par. Ha partido un ser humano excepcional.

La humildad era una de sus virtudes, siempre procedió de esa manera, sorprendiendo a todos con ella. Todo el tiempo procedía y actuaba en consecuencia. Testigos de la misma son miles de pacientes, socios, funcionarios públicos y ejecutivos de obras sociales, mutuales y demás.

Siempre privilegió el diálogo abierto y sincero, su despacho siempre tuvo las puertas abiertas para recibir y solucionar todas las inquietudes, grandes y pequeñas. A todas por igual.

Era un hombre capaz de transformar las ideas y propuestas en acción, con resultados visibles y palpables.

Como buen estratega y líder científico supo rodearse de un grupo selecto de colaboradores, a los cuales exigía un desempeño semejante al suyo, derrochando sobre los mismos todos sus conocimientos y experiencias, de vida, ciencia y gestión aplicada de la misma para beneficio del Pueblo.

El Chaco, una vez más, ha perdido a uno de sus mejores hombres sin que la “clase política” haya tenido la dignidad de reconocérselo en vida.

Espero que la “clase política” chaqueña lo comprenda y actúe en consecuencia, al igual que la UNNE. Como siempre, sus acciones o “reconocimientos” serán tardíos y lamentables.

Prof. Dr. Jorge F. Yanovsky, descanse en paz.

Querido Jorge, GRACIAS por despedirte de mí. Los dos sabemos cómo. Te voy a extrañar y voy a necesitar mucho de tus consejos.

Dr. Gustavo R. Bonzón

Vicepresidente

Asociación Carlos Chagas


“Colegas” chinos, del ISIS y demás.

febrero 24, 2016

Primero, aclaro que no soy un experto en Seguridad, Geopolítica, Terrorismo y demás etc. Escribo desde mi lugar de ciudadano común que se inquieta por algunas cosas.

Hace un tiempo, me llamó mucho la atención este artículo sobre porqué el ISIS es tan poderoso (y peligroso).

Luego, este artículo de Clarín, junto a otros medios, aborda un tópico que ya superaba lo esperable sobre un grupo terrorista, que ya demostró no ser eso sino un verdadero ejército. Un ejército que no respeta las Normas de la ONU o el Convenio de Ginebra sobre el tratamiento a los prisioneros, tal cual lo revelan sus propias fotografías de ejecuciones masivas. Como ésta.

Isis

En realidad, por el primer artículo y los demás que aparecen en la Prensa, el ISIS sería un mix espantoso de terrorismo y ejército que no respeta las Reglas internacionales de una Fuerza Armada. Ni siquiera las propias, ya que ha ejecutado a sus propios miembros en nombre de algo.

Sin embargo, es curioso que este ISIS dirija sus amenazas o “logros en combate” al Oeste o Mundo Occidental, por la vía que sea, fotos, videos, etc.

Todo parece indicar que, a diferencia de AlQaeda, Hezbollah u otras organizaciones terroristas vernáculas, como las fogoneadas por el Che Guevara, sea Montoneros, ERP o Tupamaros, que instruían a sus “Células” y luego las dejaban solas para que busquen el financiamiento de sus actividades terroristas por sí mismas, este Ejército no se maneja así.

Todo parece indicar que tiene un núcleo financiero unificado, desde el cual se recauda el dinero y se redistribuye. Sin bien tienen esa capacidad operativa hay UNA fuente de financiamiento potencial que no tocan: el Narcotráfico. Y hay una razón muy sencilla para que no se metan en ese territorio: la venta de drogas al menudeo.

Los Narcotraficantes tienen sus propias reglas y no se puede invadir su territorio de caza, su mercado, sin dar algo a cambio.

Una Organización de Narcotráfico lastimada en sus intereses sería el peor enemigo del ISIS al compartir sus mismos métodos. Un misil “Narco” bien dirigido al “Corazón Financiero Itinerante” del ISIS sería el fin del ISIS en sí mismo, porque el poder Narco tiene muchas décadas de evolución y ambos lo saben. Ambos pueden proceder a hacer lo que sea necesario sin requerir la autorización de la ONU, un Parlamento o cualquiera otra Institución Internacional que quiera detenerlos o ponerse al medio. Por eso, se amenazan uno a otro en la disputa por el mismo Trofeo: El Dinero de Occidente.

También se han denunciado ejecuciones de Médicos que se negaron a obtener órganos de los prisioneros ejecutados por parte del ISIS, que revela que también obtienen financiamiento de la venta en determinados mercados de venta ilegal de órganos destinados a trasplantes.

El problema que tendrán que enfrentar, tarde o temprano, ambos Ejércitos Sin Nación (eso es lo que son) es nada menos que China, que sí es una Nación con un Ejército formidable.

Se podrán preguntar el porqué de este planteo o llamado de atención desde un punto de vista médico o biológico.

Biológicamente, múltiples “células malignas” demandan un gran trabajo para poder destruirlas a todas. Un único “tumor maligno” es más fácil de eliminar, al igual que sus metástasis. Extirpado el “Tumor Primario”, las comunicaciones con sus “Metástasis Focales” se interrumpen y, generalmente, mueren.

Si China tiene la capacidad de hacerlo, la pregunta obligatoria sería “¿Por qué China, pudiendo hacerlo en un instante, no lo hace?”

¿No tendrán algún interés en común por ese mercado oscuro?

Sin embargo, es conveniente recordar algunas cosas sobre China y su manera de desempeñarse, intervenir militarmente o financiarse sus “Gastos Operativos Menores”.

La más pura verdad es que pienso que la famosa “Justicia China”, que muchos anhelamos para nuestros políticos corruptos, no es de aplicación efectiva en nuestros países en términos “legales”, sino que anhelamos que paguen sus delitos con penas de cárcel.

Ahora, que las relaciones de nuestro país con China se han fortificado política y financieramente, cabe que repasemos algunas cosas.

Uno repasa cosas como este viejo artículo de El País (España), y lee testimonios como éste:

EL VIAJE DE ÓSCAR
Un hígado por 130.000 euros
Tras serle denegado en España, salvó su vida pagando por un trasplante en el hospital de Tianjin en China. Óscar Garay relata a EL PAÍS cómo funciona lo que las organizaciones sanitarias llaman ‘turismo de trasplantes’. Como el suyo sólo hay dos casos más (registrados) en España

por BORJA ECHEVARRÍA – Madrid – 14/03/2010

“El 15 de septiembre, tras recibir la noticia, Óscar decidió beberse todos los gin-tonics de Bilbao. A lo grande, dispuesto a terminar con seis meses de sequía, juntó a sus amigos para anunciarles que, en el mejor de los casos, le quedaba un año de vida. Estamos en 2008. En el hospital de Basurto, la doctora que lleva su caso le acaba de comunicar que no cumple el protocolo para entrar en las listas de trasplantes de hígado. A partir de ahora ya sólo resta esperar y tratar de sufrir lo menos posible. Óscar se bebe Bilbao y, dando tumbos, cruza el parque de Doña Casilda hasta llegar a su casa. Al hígado ya le podían ir dando.

Tráfico de órganos sin tapujos en China

Lejos de casa

Ampliar

El viaje de Óscar Garay

FOTO CEDIDA POR LA FAMILIA – 14-03-2010

Aunque España es líder mundial en donación y trasplantes de órganos, con una tasa de 34,3 por millón de habitantes, los números demuestran que es insuficiente.

Las ONG insisten: “Tienen una cosecha de órganos que obtienen de miles de personas que pasan por sus campos de concentración”.

No hay espacio para la esperanza… al menos, no en España, como en muchos otros lados.

Liderazgo insuficiente

En 2009, 1.099 pacientes recibieron un trasplante hepático en España, pero otros 127 murieron mientras aguardaban en la lista. Y aunque este país es líder mundial en donación y trasplantes de órganos, con una tasa de 34,3 por millón de habitantes, los números demuestran que es insuficiente. En 2009, la cifra de donantes, la de trasplantes renales y la de pulmonares aumentó, pero la de hígados descendió ligeramente. La caída de donaciones procedentes de personas fallecidas en accidentes de tráfico no ha impedido que se bata un nuevo récord -4.028 en total-, aunque probablemente sí haya influido para conseguir menos hígados -de los 1.099, sólo 29 procedían de personas vivas-. A 31 de diciembre de 2009, 5.400 enfermos se encontraban en la lista de espera para recibir un órgano, 722, el hígado, según los datos publicados por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Por supuesto, en cualquier estadística no hay mención ni a Óscar ni a las otras dos personas que viajaron a China buscando una alternativa.

Rafael Matesanz, entonces director de la Organización Nacional de Trasplantes, aseguraba que son hechos muy recientes y que los tres receptores están vivos. Cuando recibe la llamada del periódico ya conoce perfectamente cada caso, hasta los detalles más pequeños. Hace unos meses se pusieron en contacto con todos los equipos de trasplante de España para recabar información. Matesanz consideraba prácticamente imposible que haya algún caso más, pero sabe que a partir de ahora el riesgo de que se genere un efecto mimético está ahí. Consciente de que la impotencia puede llevar a un enfermo a tomar este camino, dice: “Hay que entender, aunque no se comparta, que una persona desesperada haga esto. Es un reflejo universal. Pero, al mismo tiempo, la ONT está muy volcada en luchar contra el turismo de trasplantes. Ni médica ni éticamente comparto esta práctica“. Precisamente, los 23, 24 y 25 de marzo de 2.010, Madrid acogía una Conferencia de Alto Nivel sobre Trasplante de Órganos, con la colaboración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Internacional de Trasplantes. Entre los asuntos que se iban a tratar figuraba el del comercio de órganos, y uno de los lemas elegidos era: “Por la autosuficiencia y contra el turismo de trasplantes”.

China, con todos los focos encima, aparece entre los 72 países invitados.

Órganos de ejecutados

El sistema de donaciones en China no está desarrollado y los órganos vitales, como es el hígado, proceden de cadáveres. “Los indicios apuntan claramente a condenados a pena de muerte. La OMS calcula que entre un 5% y un 10% de los trasplantes de riñón se hacen bajo comercialización, pero con China es muy difícil tener cifras“, sostenía Matesanz.

Países como Pakistán, India, Filipinas, Egipto, Rumania, Moldavia, Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia facilitan órganos a enfermos de naciones ricas. España vive muy ajena a esta problemática, no así otros países europeos. “En Reino Unido y Alemania hay muchos más casos. Los británicos viajan a Pakistán y a la India, y los alemanes, al sureste asiático o al entorno de la antigua Unión Soviética”, aclaraba el Dr. Matesanz.

“Tienen una cosecha de órganos que obtienen de miles de personas que pasan por sus campos de concentración”. Tianjin es una gran urbe china con casi 12 millones de habitantes y a sólo 137 kilómetros de la capital. En el tren rápido se llega en media hora.

Presión internacional sobre China

En los últimos tiempos, la presión internacional para acabar con la compra de órganos ha aumentado. Incluso el Gobierno chino ha dado pasos públicamente en esa dirección. Sin embargo, la realidad es que las puertas del país asiático parecen abiertas para quienes buscan una oportunidad. Hace unos años, Pekín anunció que ponía en marcha un sistema de donaciones para reducir la dependencia de los órganos de presos ejecutados. Huang Jiefu, viceministro de Salud, reconocía esas prácticas, pero aseguraba que se hacían previo consentimiento. “Si vas a ser ejecutado, especialmente en un sistema tan poco transparente, no tienes opciones reales“, respondía a Human Rights Watch Song Wenli, director del departamento de trasplantes de riñón del Tianjin First Center Hospital, quien aseguró esta semana, en una consulta telefónica desde Pekín destinada a un supuesto paciente extranjero, que en este hospital “no se realizan actualmente trasplantes a extranjeros”, informa José Reinoso. Preguntado si el año pasado se habían efectuado ese tipo de intervenciones, respondió: “Ahora no las hacemos. El Departamento Estatal de Sanidad ha ordenado que no las hagamos”. Días después se hizo la misma llamada en nombre de EL PAÍS. Jiang Wentao, responsable del departamento de trasplantes de hígado, respondió a las mismas cuestiones. “No, ya no hacemos, es política estatal”. ¿Desde cuándo? “No es oportuno decirlo. Deberías preguntar al director. Mi responsabilidad es el cuidado médico”.

Isabel Allende, en su crónica La suma de los días, trae el relato que le hizo una enfermera quirúrgica china: “cada tres o cuatro meses, cuando avisaban de la prisión, ella debía acompañar al cirujano jefe del hospital a las ejecuciones. Partían en coche, con una caja llena de hielo, y viajaban cuatro horas por caminos rurales. En la prisión los conducían a un sótano, donde había media docena de prisioneros alineados, con las manos atadas en la espalda y los ojos vendados, esperándolos. El comandante daba una orden y los guardas les disparaban en la sien a quemarropa. Apenas caían los cuerpos al suelo, el cirujano, ayudado por Lili, procedía a arrancarles rápidamente los órganos para trasplante: riñones, hígado, ojos para extraer las córneas, en fin, lo que se pudiera usar. Volvían de esa carnicería cubiertos de sangre, con la hielera repleta de órganos, que después desaparecían en el mercado negro. Era un próspero negocio de ciertos médicos y el jefe de la prisión”. Acto seguido, otro narrador le reafirma la historia, agregando que ese tipo de macabras maniobras se vincula a veces con campos de concentración.

Es tan contundente y tan masivo el mar de denuncias contra los abusos de estos gigantes sin alma, que sólo quien realmente desee ignorarlos puede hacerlo.

Claro. Hay muchas razones para hacer la vista gorda.

Una de ellas es el gran poderío del ISIS, que ni siquiera los Carteles más grandes del Narcotráfico se atreven a “molestar”.

Sólo una Gran Nación con un Gran Ejército propio puede terminar con el ISIS y el Narcotráfico. Con ambos y al instante de impartida la orden: es China. Entonces, ¿porqué no lo hace?

¿No tendrá algún interés adicional por ese “mercado oscuro”?

Fin del post y pregunta:

¿Alguien buscó en Google estas cosas antes de que Argentina firmara algo con China? Es pregunta, nada más.


#Facebook y los Médicos

febrero 20, 2016

 

facebook_logo

Este parece ser un tema “trillado” o “agotado” en la Red, pero voy a exponer mi punto de vista sobre algunos tópicos del mismo que me parecen relevantes o, al menos, interesantes en Argentina, asumiendo que la Red no es algo estático, sino una expresión de nuestra vida en ella y, por lo tanto, dinámica al extremo.

Muchas veces me preguntan si mi especialidad actual, la Cardiología SOC (Second Opinion Consultant o “Segunda Opinión”) no me resulta muy estresante o dura. Cuando respondo que no, casi todos creen que es porque con el tiempo me fui acostumbrando y que, de alguna manera, me hago más indiferente o insensible al hecho de que muchos de los pacientes por los que soy consultado de esa manera van a morirse, con o sin mi participación como SOC y que por eso uso herramientas como Skype o el simple mail para contestarlas a otros Colegas, Pacientes y sus Familiares. Cero contacto físico, pero altísimo contacto emocional, para ambos lados, mediante el uso de las Nuevas Tecnologías. A diferencia de una SOC convencional en un consultorio, en mi modelo de trabajo NO existe la “palmoterapia” ni andar repartiendo pañuelos de papel para que todos se sequen las lágrimas. Lo mío es una fría y (necesariamente) calculada respuesta a la Evidencia que se me expone sobre un “Caso” dado y a las respuestas a mis preguntas sobre el mismo. Es clarísimo y sin lugar a dudas para ninguna de las partes.

Sin embargo, yo creo que la Cardiología SOC no me resulta dura precisamente por el motivo contrario. Cuando uno se implica con un paciente, recibe de él y de su familia, muchas cosas buenas que contrarrestan los momentos tristes o difíciles que uno tiene que afrontar como, por ejemplo, tener que dar “malas noticias” (ya no va a funcionar un trasplante, ni sueñen con una cirugía combinada de By-Pass y Reemplazo Valvular, no es aceptable el implante de 3 DES (Drug Eluting Stents o Stents Liberadores de Drogas) por esto, aquello y esto otro, etc.). La confianza y el agradecimiento que te demuestran cuando te esforzás en “pensar y ocuparte del problema” de una persona te demuestra que estás haciendo bien tu trabajo de SOC.

El médico que se distancia de sus pacientes y se hace indiferente a los sentimientos de ellos se frustra muy fácilmente, ya que muy pocas veces va a obtener un éxito terapéutico objetivo, una “curación”. Y además tiene que afrontar una serie de tareas difíciles y “aguantar” al paciente y a sus familiares que, como se han distanciado, no le importan. Hoy por hoy, la única cardiología que “cura”, hasta cierto punto, es la Electrofisiología Cardíaca.

Si la Cardiología de hoy “curara” sería todo mucho más sencillo.

Sin embargo una cosa es implicarse, interesarse por la “persona” que sufre una enfermedad (y no exclusivamente en la enfermedad) y otra muy distinta es entablar una relación personal de amistad.

El paciente viene a la SOC para encontrarse con un Especialista que lo aconseje sobre su enfermedad y tenga las “claves” para tratarla. No viene buscando a un “amigo”.

Por lo tanto el médico tiene la obligación de cumplir el servicio que se espera de él, es decir tratar la enfermedad, al enfermo y, de ser posible, a su entorno. Lógicamente, en la consulta SOC, como en cualquier otra, uno puede conocer a una persona y sentir simpatía y afinidad, o mucho mejor la llamada “Empatía” (ponerse en el lugar del Otro). Se puede pensar: “Si conociera a esta persona en otras circunstancias, seríamos grandes amigos” y no es así. El problema es que cuando un amigo está enfermo se corre el gran riesgo de perder la objetividad como médico. Ya resulta bastante duro decirle a una persona que su enfermedad no se puede curar, o aconsejar a alguien que se someta a un tratamiento agresivo, pero cuando se trata de un “amigo” los sentimientos pueden interferir con la interpretación de los datos y en la toma de decisiones.

Así, un buen Cardiólogo SOC debe esforzarse, por el bien del paciente, en mantener la objetividad y ayudar al paciente a tomar las decisiones que más lo beneficien, sin dejarse influir por sus propios sentimientos.

Yo siento un gran cariño por la mayoría de mis pacientes y no se lo oculto, les hago notar que los quiero. También recibo de ellos un gran afecto que yo acepto con enorme agradecimiento. Pero siempre mantengo “fuera” de la consulta mi vida personal. Muchos de mis pacientes se sorprenderían de saber como soy en mi vida privada.

Seguramente no se imaginan que camino por las mismas calles, que pago los mismos impuestos, que cuento chistes, que salgo a comprar cosas vestido con cualquier ropa, etc. Es más, ni saben que, cada tanto, escucho tangos y otras veces el rock más heavy que hayan oído mezclado con Mozart o Beethoven, o todo junto.

Esto me resulta fundamental: una buena y discreta separación entre la vida personal y la vida profesional es necesaria, a mi criterio.

Es inevitable que en algunos casos la relación prolongada entre el médico y el paciente tenga una vertiente más personal y no creo que haya que desecharla, pero es importante recordar que el paciente, ante todo, nos necesita como médicos. Y en el caso preciso, tal vez uno deba dejar de ser médico para poder ser amigo, dejando el tratamiento en manos de otro profesional

Hay millones de usuarios de Facebook y muchos de ellos son médicos. Obviamente, hay muchísimos más que son o serán sus pacientes. Resulta más que obvio pensar que hay miles de personas escribiendo en Google, Facebook o Twitter el nombre de sus médicos para ver si tienen un perfil, y muchos otros los que hayan solicitado a sus médicos ser “amigos” en Facebook. La pregunta es: ¿Qué hacemos con esa solicitud de “amistad” ?

Seguramente, la mayoría de mis Colegas los acepta sin pensarlo más o mejor y listo, como aceptan a una multitud de personas que apenas conocen, pero que es amigo de un amigo, porque se conocen de un par de fiestas y con eso alcanza para ser amigo en Facebook, o directamente comienza a seguirlo en Twitter con un seudónimo, probablemente. Sin embargo, muchos se preguntarán si quizás no están violando alguna norma ética implícita, o acortando la distancia de profesionalismo que exige una buena relación médico – paciente. Otros pensarán que, probablemente, sea una buena forma de profundizar la relación médico – paciente, pudiendo fortalecerla en una forma fácil y rápida sin exigir mayor tiempo cara a cara en el caso de atender en forma capitada (“ya me pagaron por verte una vez al mes, no molestes”), que cada vez es más escaso, o una forma muy útil de transmitirles a los pacientes actuales o futuros (pacientes / clientes) “información calificada” para su salud cuando el pago es por prestación (“venga cuanto antes, pague la consulta y le explico todo”).

Uno de los primeros interrogantes que me surgen es sobre cómo preservar la privacidad del médico. Si bien el médico suele conocer detalles muy privados sobre la vida de sus pacientes: ¿es correcto o incluso deseable que los pacientes sepan detalles de la vida privada de sus médicos? ¿Cómo modifica la relación – médico paciente que el paciente vea foto personales de sus médicos – fotos que pueden ser inocentes e inofensivas, o fotos donde el médico quizás sea la ilustración óptima de los estragos del alcohol, por ejemplo? El problema de que el paciente “sepa demasiado” de la vida personal del médico se agrava si uno recuerda que los otros “‘amigos” del médico (amigos personales, y de la vida) pueden “etiquetarlo” en alguna nota, foto o link que pueda resultar inapropiado para los ojos del paciente si lo que se quiere es mantener una “imagen pública intachable”. Si bien una de las máximas de la Web es “no subas nada que no quisieras que viera tu madre” todos pecamos de indiscretos. Por eso, debemos preguntarnos qué efecto pueden tener nuestras “indiscreciones” sobre nuestra relación con los pacientes si les abrimos la puerta a nuestra vida privada. Debemos reflexionar sobre la importancia de preservar la “distancia necesaria para mantener la relación médico – paciente en niveles correctos”.

Es obvio que puede ser una herramienta muy útil para tener acceso “rápido” a nuestros pacientes por vía de las Redes. Facebook y Twitter pueden convertirse en excelentes medios para hacer “educación médica de pacientes a distancia”: videos, noticias, información sobre enfermedades y prevención, etc. Todo puede ser compartido y enviado a nuestros pacientes para que vayan “educándose” si ellos quieren. Podría ser invaluable a la hora de hacer que nuestros pacientes se sientan “atendidos” las 24 horas del día (y de noche también Sonrisa, para eso están los “posts programados”), y hacerlos sentir que tienen una relación con su médico que va un poco más allá de un apretón de manos y los 30 minutos que le siguen, que suele ser la norma en el consultorio privado. Profundizando la confianza se fortalece el vínculo terapéutico (dicen, no siempre es así). 

Otro aspecto espinoso es uno que ha surgido cada vez que hay una nueva tecnología de comunicación o TIC: las consultas médicas por medios que no son el presencial y “gratis”. Si bien hoy en día se acepta el valor de la consulta telefónica, dependiendo del contexto, y se paga en algunos países, uno podría decir que lo mismo rige para Facebook, Twitter y otras redes sociales. Sin embargo, hay algo que diferencia la consulta telefónica o por mail a la comunicación por las nuevas redes: el teléfono y el e-mail son, en esencia, medios privados de comunicación. Participan como únicos interlocutores el médico y el paciente. Pero un paciente que “pega” una consulta en el “muro” de Facebook de su médico no tiene privacidad. El médico no puede garantizar la privacidad de su respuesta. Es así como entra a tallar una cuestión legal sobre la confidencialidad de nuestros pacientes. Uno podría tener una política de “no contestar consultas médicas por Facebook”, pero también cabe reflexionar sobre la noción de que uno podría tener que rechazar a un paciente su consulta. ¿Rechazar la e-consulta en forma explícita acaso no podría atentar en contra de la relación médico-paciente? Es un tema espinoso, que se presta para malos entendidos y confusiones entre el médico y sus pacientes. La máxima expresión mixta de “Consulta Gratis” hoy es WhatsApp, una clara muestra de abuso por parte de los pacientes al médico que les confía su número de teléfono celular o móvil. Por eso casi ningún médico da su número privado a sus pacientes hoy en día. Antes era la Regla. “¿Consultas gratis?”, es la pregunta que todos se hacen. “¡No!”, se responden.

Cuanto más ahondamos en el tema, más interrogantes nos surgen. Seguramente surjan más situaciones incómodas a medida que corra el tiempo. Pero en algo debemos ser claros: debemos considerar que el manejo de la relación médico – paciente debe ser iniciada y mantenida con principios de bioética. Primero, el principio de no maleficencia o “Primum non nocere”: en estos términos, debemos actuar de la forma que no dañemos ni deterioremos la relación médico – paciente, porque es la base de la alianza terapéutica entre el médico y una persona con un síntoma o enfermedad. Luego sí, podemos dedicarnos tranquilos a la “beneficencia”: utilizar las redes sociales para fortalecer la relación médico – paciente sin perder de vista que no debe ser sacada de contexto: la relación médico – paciente debe mantenerse. Se debe recordar el principio de justicia, pero con una lectura más legal de la situación: Confidencialidad, sin rechazar al paciente “molesto” si tiene alguna consulta o duda.

Después de reflexionar al respecto, la pregunta nos sigue retumbando en la cabeza: ¿Lo acepto o no a mi paciente como “amigo” en Facebook?

Con el auge de los blogs y foros, los médicos tienen la oportunidad de impulsar y promover la salud pública. En cuanto a los blogs creados por médicos, el marco actual nos sugiere evitar usar el blog para escribir cosas de las que podríamos arrepentirnos mañana en un Tribunal. Hay que tomarse una “pausa antes de publicar” contenidos controvertidos o negativos.

En este punto, me surge otra de las grandes controversias: ¿es correcto que un paciente realice una consulta directa al médico por redes sociales? En mi opinión: sí y no. “Sí” porque en algunos casos puede ser beneficioso que el paciente tenga un sistema de comunicación interactivo y directo con su médico, lo cual le puede incluso ahorrar el tiempo y costo de la consulta al médico. Y “no”, porque si lo anterior es utilizado de forma errónea, las redes sociales pueden convertirse en un arma de doble filo en el que el paciente obtenga información médica de mala calidad o inadecuada. En mi opinión, no debe banalizarse o masificarse la comunicación entre médico y paciente, que preferentemente debe hacerse presencial, con excepciones, como la SOC.

Quizás debo emitir opinión final: Estoy a favor de que las nuevas tecnologías ofrezcan una vía de comunicación directa e interactiva entre paciente y médico, pero también creo muy necesario preservar la confidencialidad de los datos médicos del paciente y la intimidad del médico.

Además, como siempre digo: “Que levante la mano el que logró un contrato de por vida de 100 millones de dólares anuales por lo que escribió en LinkedIn, Facebook o Twitter”, especialmente en la primera. Nadie, que yo sepa.


El #Chagas y los Intendentes

febrero 6, 2016

Tcruzi

La enfermedad de Chagas es la tercer enfermedad parasitaria más prevalente en todo el mundo, después del paludismo y la esquistosomiasis, con la particularidad respecto a las otras dos de que, salvo excepciones, cursa mayormente de manera asintomática por varias décadas. Por eso decimos que es una enfermedad “silenciosa”. La miocardiopatía chagásica es la forma más común de miocardiopatía no isquémica (aunque consideramos actualmente que se trata de una “cardiopatía isquémica difusa de vasos microscópicos” con microtrombosis capilar – microinfartos – y disfunción endotelial) y una de las causas principales de complicaciones y muerte en América Latina.

Se estima que 10 millones de personas están infectadas (cifra que, por lejos, considero subestimada al aceptar solamente investigadores de EEUU que podrían tener más de 1 millón de infectados – Peter Hotez, comunicación personal – y no los 300.000 que admite el Center for Diseases Control [CDC] sin ningún tipo de censo de Chagas poblacional) y que se producen un mínimo de 37.000 a 40.000 nuevos casos por año, como mínimo. La miocardiopatía chagásica ocurre en un mínimo del 30% de los pacientes infectados con Trypanosoma cruzi, porcentaje que según otros investigadores, podría ser muy superior, rondando en algunos subgrupos de pacientes casi un 60%.

Desde el año 2.010 consideramos por Consenso Internacional (FAC, SAC, SIAC) que la enfermedad de Chagas tiene dos fases: aguda y crónica. La primera es una enfermedad febril autolimitada, en muchos casos indistinguible de un cuadro gripal, lo que explica en gran parte la falta de Denuncia de Casos de Chagas Agudo en todo el país y subestima su real incidencia a los fines epidemiológicos. En la fase crónica se producen en forma alejada complicaciones cardíacas o digestivas en aproximadamente un tercio de los pacientes, dos o tres décadas después de la infección aguda. La miocardiopatía chagásica se asocia con muerte súbita, arritmias malignas, trastornos de conducción del impulso eléctrico cardíaco, insuficiencia cardíaca y embolias pulmonares y sistémicas.

Se dice que el T. cruzi causa una enfermedad de Chagas aguda que se “curaría” con tratamiento tripanomicida, algo que actualmente está en discusión, ya que se ha demostrado que la negativización de los análisis no siempre se acompaña de ausencia de manifestaciones típicas del Chagas crónico a largo plazo. Asimismo, en la miocardiopatía por enfermedad de Chagas crónica el efecto de este tratamiento sobre la evolución final de los pacientes no estaba aclarado hasta la publicación del Estudio BENEFIT, donde se comprobó su falta de utilidad.

La identificación de antígenos del T. cruzi en el miocardio inflamado mediante técnicas sensibles, como el análisis inmunohistoquímico y la reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés), sugiere que la persistencia del parásito en diversos órganos o sistema (incluido el tejido de las encías, determinado por biopsia gingival) puede ser un factor importante que, junto con factores del huésped, desencadene el proceso inflamatorio crónico que se produce pese a la “cura parasitológica o serológica” (ausencia de parásitos en sangre y análisis negativos).

Sobre este punto previo me hago dos preguntas que seguramente responderán otros investigadores: ¿Si, pese al tratamiento de casos de Chagas agudo teóricamente “efectivo” persisten T. cruzi en tejido de las encías, no habría que pensar que podríamos estar en presencia de una vía de contagio aún no investigada, como lo sería un beso en la boca o compartir cepillos de dientes, tomar mate, etc.? ¿No será éste un mecanismo de reinfección oral o gastrointestinal de los pacientes que fueron tratados con parasiticidas y luego asumidos como “curados” ? 

Modelos experimentales de la enfermedad de Chagas crónica demostraron que el tratamiento antiparasitario atenúa las consecuencias patológicas al reducir la carga de parásitos. Algunos estudios de observación y aleatorizados sobre pacientes con enfermedad de Chagas crónica, indicaron que el benznidazol disminuye la carga de parásitos, aumenta la seroconversión negativa y se pensaba que podía detener la progresión de la miocardiopatía, esto último descartado por el Estudio BENEFIT.

Como los genotipos del T. cruzi pueden diferir según la zona geográfica y esto puede afectar las respuestas de los pacientes al benznidazol, se aclaró que las tasas más bajas de conversión de la PCR fueron en Colombia y El Salvador (donde el T. cruzi I es más frecuente), fueron más altas en Brasil (donde el T. cruzi II es más frecuente) y en Argentina y Bolivia (donde el T. cruzi V y VI son los más frecuentes). Sin embargo, el efecto sobre el criterio principal de valoración no fue estadísticamente heterogéneo, con tasas del 24,1% en el grupo benznidazol y del 25,6% en el grupo placebo en Colombia y El Salvador; del 33,2% y el 37,6%, respectivamente, en Brasil y del 21,4% y el 18,5%, respectivamente en Argentina y Bolivia. Nadie evaluó aún el comportamiento de la nueva cepa T. cruzi Bat o TcBat.

Por lo tanto, el Benznidazol no redujo significativamente la tasa del criterio principal de valoración pese a que la detección del parásito fue menor en las muestras de sangre. Las tasas de conversión a PCR negativa variaron significativamente según la ubicación geográfica, pero la diferencia en las tasas de conversión no correspondió a una diferencia en las tasas de resultados clínicos. Los efectos del benznidazol sobre los resultados clínicos y las tasas de conversión a PCR negativa no variaron según la gravedad de la enfermedad.

Algunos autores argumentan que el beneficio del benznidazol se podría observar en pacientes que tienen muy bajo riesgo antes de la aparición del daño cardíaco o que el beneficio se acumule con la prolongación del tratamiento (como sucede con algunas otras infecciones crónicas, como la tuberculosis o la lepra), con pulsos repetidos de benznidazol o con el tratamiento en una etapa más temprana de la enfermedad. La necesidad de mayor tiempo de seguimiento para detectar el surgimiento de algún beneficio es especulativa, ya que el 60% de los pacientes tuvieron más de seis años de seguimiento y el 25% más de siete, sin que se observara ninguna señal de posible beneficio.

En este escenario y con los números en la mano, cabría preguntarse qué rol le competería al Sector Público y cuál al nuestro, esencialmente diseñado para trabajar con afiliados a Obras Sociales que dan cobertura a aproximadamente el 40 % de la población del Chaco.

Mi visión personal es que la población chaqueña ha tenido dos grandes tipos de movilizaciones. Una, la gran migración de la población rural hacia centros urbanos de la provincia, siendo hoy “urbana o suburbana” casi el 90% de la población del Chaco. Otra, la movilización social ascendente en términos socioeconómicos, acompañando a la primera. Esto habilita a pensar que el Chagas dejó de ser una “enfermedad de los pobres” para pasar a ser mayoritariamente una “enfermedad de los que dejaron de ser pobres.” Si este concepto se analiza fríamente, necesariamente se arriba a la conclusión de que el “Problema del Chagas” sería competencia del Ministerio de Salud Pública solamente en el 10% de las personas que constituyen la población rural dispersa y que el 90% del problema sería competencia de los 69 Intendentes, que deberían sumarse a las políticas sanitarias del Ministerio para las personas no cubiertas por la Obra Social de la provincia.

Es un nuevo abordaje conceptual para pensar al Chagas y luchar contra él con las viejas recetas históricas que han demostrado dar resultado: Por ejemplo, fumigación periódica y mejora efectiva del domicilio y peridomicilio, para comenzar. Si fuera analizado más ampliamente, podríamos decir que la solución para esa población con Chagas o riesgo de contraerlo está en el Desarrollo Territorial que viene en aumento progresivo. Ese sería el desafío de los nuevos o reelectos Intendentes.

En conclusión, destaco la Visión de Futuro que hemos tenido los distintos Prestadores al abordar desde el inicio de un Programa de Control de Chagas como un programa de detección total, seguimiento médico y bioquímico sistemático y de prolijidad esmerada del Chagas como una Cardiopatía Isquémica Crónica difusa de vasos microscópicos con microtrombosis capilar y disfunción endotelial, al igual que cualquier otra Enfermedad Crónica No Transmisible (ECNT), salvo las contadas excepciones que tiene la población bajo nuestro cuidado.

El tiempo nos ha dado la razón y nos compromete a seguir el camino que hemos iniciado hermanados detrás de un objetivo común desde hace más de 8 años. Debemos seguir construyendo la Historia que comenzamos juntos.

Los Intendentes se llevan la peor parte: Tienen que demostrar con cuántos ciudadanos con Serología Reactiva asumieron y, en base a su “Gestión”, con cuántos se van o pretenden ser reelectos.


¿Argentina quiere Médicos Ricos o Médicos Pobres?

enero 30, 2016

Ayer se generó un debate apasionante en Twitter sobre cuánto ganan los médicos argentinos y cuánto creemos o consideramos que deberíamos ganar. Un tema que no es nuevo, pero que preferí no seguir debatiendo en forma abierta luego de un DM (Mensaje Directo) “lapidario” de uno de los mejores Especialistas en Terapia Intensiva del país que conozco, que contó que hace sus compras de mercadería un par de veces al mes en proveedores mayoristas de supermercados, que así ahorra casi un 40 % del total de lo que gastaría en supermercados o hipermercados de renombre y que les deja a sus padres, de edad avanzada y jubilados con haberes mínimos todo lo que puedan necesitar. Dos cosas muy injustas en una sola frase: Que uno de los “grandes” de la Terapia Intensiva del país gane tan poco y que sus padres jubilados y viejitos, “constructores del país”, necesiten asistencia de un hijo para comer y tener elementos básicos de higiene y limpieza. La nobleza de mi amigo me emocionó tanto, que decidí desconectarme de Twitter y, ante la necesidad espiritual de sentar posición, decidí comenzar a escribir algo, que comparto con Ustedes.

¿No valdría la pena reflexionar sobre el tema y preguntarnos si lo que la gente de nuestro país quiere es una sociedad con médicos ricos o una sociedad con médicos pobres?. O, tal vez, preguntárselo a la gente en forma directa, ya que también podríamos instalar en la Agenda nacional el tema de nuestro Sistema de Salud, el acceso y las prestaciones del mismo.

Resumo algunos de mis pensamientos:

Obviamente, por simple lógica, lo que se tiene que querer es una sociedad sin médicos pobres o, en todo caso, a lo que un país serio tiene que aspirar es a tener los médicos pobres más ricos del mundo.

¿Por qué? Porque si los médicos pobres de Suiza, digamos, son los médicos más ricos del mundo, la salud en Suiza estará aún mucho mejor de lo que ya es.

Suiza es un buen ejemplo, porque tiene los pobres más ricos del mundo, pero tiene algunos de los ricos más ricos del mundo. Lo mismo le pasa a Suecia, otro país donde los pobres viven muy bien, pero hay fortunas, como las del fundador de Ikea, que casi no tienen rivales en el mundo. Si bien su Sistema de Salud se parece bastante al de Estados Unidos como pueden ver aquí, es mucho más barato para los pacientes en términos de compromiso del poder adquisitivo. Por eso Hillary Clinton mira tan de cerca a Suiza. No pudo hacer esa reforma como Primera Dama pero tal vez la haga como Presidente.

Suecia es un muy buen ejemplo, como se puede leer aquí, ya que invierte el 13,6 % de los recursos del Gobierno, cubre el 95,2 % de los Gastos Médicos de todos los ciudadanos suecos y gasta menos en hacerlo en comparación con otros países.

GastoSalud

En Argentina nos acercamos bastante en lo que se invierte, el 10,2% del PBI, pero sin los mismos resultados.

Ahora, ¿qué pasa con países como Nigeria, en el que casi todos viven en la miseria, pero algunos pocos son millonarios?

El alegato en defensa de los ricos no es válido en países que viven de la explotación de los recursos naturales. En esos casos, sí es común que unos pocos se queden con todo y el argumento de algunos de que muchos son pobres porque algunos son ricos es válido.

Pero en sociedades de la información y del conocimiento, como son hoy la UE, USA y Japón, que viven principalmente de la acumulación de conocimientos (La Nueva Riqueza de las Naciones), se da la fórmula de que “para que hayan menos pobres tienen que haber muchos líderes compitiendo por los recursos humanos y haciendo subir los salarios”.

Estos líderes son generalmente ricos. Es más, no conozco ninguna sociedad exitosa, es decir, ningún país cuyos médicos están entre los médicos más ricos del planeta, que no tenga también gente líder o dirigente muy rica.

Mi conclusión obvia es que cuando un país maltrata a sus médicos se maltrata a sí mismo y, por consiguiente, se mata a sí mismo, se suicida.

Esto no quita que no haya que cobrar impuestos progresivos, como ya lo expresé en mi post sobre Retenciones y Medicina. Pero Justos. Es inadmisible que los médicos del Chaco debamos pagar el Impuesto Provincial a los Ingresos Brutos cuando a sólo 14 kilómetros, en Corrientes, los demás Colegas están exentos. Ley pareja, Señores. 

Me parece muy bien que haya que potenciar la Salud Pública Estatal para que la gente que cae en situaciones adversas reciba la ayuda que se merece para salir adelante y que las desigualdades se reduzcan.

Pero LA SOLUCION no es que haya menos médicos ricos, sino que haya menos médicos pobres.

¿Cómo “evoluciona” un médico pobre, si no tiene acceso a las más mínimas CME o EMC (Educación Médica Continua) o capacitación por Internet? No tiene chances de mejorar para sí ni para la sociedad en la cual vive, se desenvuelve y aplica sus conocimientos en el ejercicio de su profesión.

Y si en Argentina los sueldos o ingresos globales de los médicos son tan bajos es porque no hay suficientes emprendedores o dirigentes creativos y capaces de competir a nivel global, como los hay en países como Suecia, Holanda, Alemania o el Reino Unido.

Otro tema que le juega en contra a la Argentina es que muchas de las grandes fortunas provienen de industrias como la agricultura, ganadería, construcción y turismo, que emplean una mano de obra menos calificada y menos remunerada.

En estos momentos de crisis, Argentina tiene que aprender de Irlanda, que pasó de ser uno de los países más pobres per cápita de la Unión Europea a ser uno de los más ricos, atrayendo al capital norteamericano y europeo a instalarse en Irlanda. Pocos saben, por ejemplo, que Google tiene su “capital global” en Irlanda.

¿Qué hizo Irlanda? Eximió de impuestos a todos los que se decidieran a poner “su plata” en esa tierra árida y ya poco fértil, siempre y cuando generaran empleo y mejor calidad de vida para todos los irlandeses, sin generar conflictos con el medio ambiente.

Comparar el “Milagro Irlandés” con las maniobras de un Gobierno que pretende que un médico con una sólida formación académica preste servicios retribuibles al mismo precio por prestación que en Nigeria, para una Obra Social nacional sindical o provincial y de “afiliación masiva e involuntaria” (otra opción no tienen nuestros “constructores del país”),  me exime de más comentarios.

¿Se entiende o lo explico en chino?

¿Queremos Médicos de Buena Calidad ejerciendo su profesión sin estar pensando en sus apremios económicos o Médicos “Onda Supermercado Chino”? (con el mayor de mis respetos a las empresas que desarrollan esa actividad económica, que atacaron por el flanco y se adueñaron legítimamente de la cuota de mercado que los argentinos no supimos, no quisimos, o no pudimos satisfacer).

Señores: Argentina dejó de ser un país que vive solamente de la extracción de sus recursos naturales. Mal que le pese al Gobierno anterior, a lo que todavía nos queda luego de sus políticas confiscatorias y apropiatorias, este nuevo Gobierno con apoyo del Sector Privado le está agregando valor … “Valor Agregado”. Se está convirtiendo en un país que exporta tecnología y conocimiento desde el Sector Privado. Nuestros “cerebros” ya no se están “yendo”, los estamos “exportando”, como todo buen país emergente. Un “botón de muestra” se puede leer en este artículo. Y además estamos tratando de recuperar, como podemos, a todos los interesados en volver. Su deber es estar acá, aplicando todo lo que aprendieron allá para que acá todo sea mejor. Nada más ni nada menos que la actitud que hizo de Japón la potencia que es hoy.

Argentina, hoy, tiene el raro privilegio de ser un país que puede seguir explotando recursos naturales y además exportar tecnología y conocimiento.

Somos un “bicho raro” entre los Países Emergentes, tenemos las dos Fortalezas “clave” pese a nuestros gobernantes pasados y no las estamos aprovechando como debiéramos.

Un país desarrollado es como un auto que viaja a 100 km. por hora. Uno subdesarrollado es como un auto que viaja a 50 km. por hora. Argentina es hoy como un auto que viaja a 150 km. por hora, pese al “Freno de Mano” impuesto por el Gobierno anterior.

Por otro lado, Estados Unidos suele tener más en claro este tema, tal como se puede leer en este artículo del Huffington Post.

De las decisiones que tomemos dependerán nuestra Salud y, sobre todo, la de nuestros hijos y nietos.

De nosotros depende. Pero no olvidemos que estamos viajando a 150 km. por hora.

Ajustémonos los cinturones, pongámonos el casco y conduzcamos nuestro Destino como País “Sabiamente”, no “profesoralmente” ni “contadoramente”.

Designemos Líderes y Ministros “Profesionales” a nivel Global, no advenedizos científica y médicamente analfabetos nombrados por la “vía digital”, “militancia partidaria”, “compromisos electorales”, o “jugadores de pizarrón”. Creo que se entiende.

Esa época ya pasó, necesitamos “Profesionales” capaces de ver, actuar y guiar con la mirada puesta 2 o 3 generaciones más allá del final de sus mandatos. Sólo así tendremos la Salud que merecemos.


#Salud: ¿Su NO paciente tiene “Abulia consultatio”?

enero 20, 2016

Mucho se ha dicho y mucho se dice.

“Prevención” es la palabra clave que encierra, bajo su misma semántica y significado algo muy peculiar sobre lo que me pregunto:

¿Y si el Ciudadano, como persona en pleno y legal ejercicio de su propia autonomía y poder de decisión sobre su propia Vida y Cuerpo decide “no hacer caso”, no leer nuestros artículos, o ignorar nuestros consejos o recomendaciones porque él o ella no quieren convertirse en un “Paciente”?

Eso no es punible o reprochable, ante los ojos vendados de la Ley. 

Tal vez lo que escribo sea la “punta” del iceberg que aplasta a todos los Programas de Prevención. Mis disculpas por eso a todos los “cerebros” que se basan en la “Evidencia” y que diseñan “Programas de Prevención”, públicos o privados, de todo el Mundo.

Partiendo de mis pobres conocimientos de la conducta de los pacientes con Chagas (no llego a 30.000 bajo mi Control, es una población muy escasa), no me explico las posibles causales de tan pobre respuesta a la saludable propuesta de determinar posibilidades de daño cardíaco e iniciar una vigilancia médica activa de la condición detectada.

Tal vez esa conducta obedece a una suerte de negación de la mismas patologías que, por parte del afectado y su familia, he denominado:

Abulia consultatio

Es muy sencillo de comprender. Se le pone un nombre o se “bautiza” a una conducta, en este caso síntoma prevalente de la fase crónica sin manifestaciones de cardiopatía demostrable en la que se hallan por lo menos el 70 % de la población de afectados por el Mal de Chagas.

Quizás se encuentre un término que defina mejor la situación que describo, pero se podrá constatar que el término se ajusta al motivo que la genera y a muchos otros, por carácter transitivo.

Según la RAE, Abulia es la falta de voluntad, o disminución notable de su energía. Consultatio es un término latino cuya traducción al español sería “consulta”.

La descripción como síntoma (en tanto fenómeno revelador de una enfermedad, como señal, indicio de algo que está sucediendo o va a suceder, tal como describe la RAE la palabra), surge del análisis del comportamiento de muchos pacientes.

Mucho más alentador y plausible es el hecho de que del análisis y reflexión del comportamiento de los “No Pacientes”, se concluye con la descripción de una nueva conducta caracterizada como síntoma.

¿Cómo analizar entonces el bajo número de pacientes que efectivamente han aceptado concurrir al médico, en lo que se denominan  y aplauden como “Programas de Prevención”?

La inmensa mayoría de los ciudadanos con cobertura gratis de Salud no manifiesta voluntad de consultar con un médico, de solicitar su ayuda o consejo. Es obvio, se siente ”sano”.

“No manifiesta deseo de ser ayudado”.

¿Cómo explicar que, siendo todo gratuito, con propuestas de estudios de alta complejidad, tan pocas personas lo hagan?

Cualquier lego se preguntaría: ¿Se ha fracasado? ¿Ha fracasado el Sistema de Salud y sus actores/efectores?

La respuesta es que ¡NO!

Y es aquí donde emerge el concepto de abulia consultatio, que he analizado como un síntoma más, síntoma que no se siente, pero se padece. Estos pacientes, la mayoría asintomáticos, cuando se les ofrece realizar estudios de alta complejidad gratis, eligen no ir.

Y éste es el síntoma: “Veo el riesgo inexorable y por eso Elijo No Saberlo”. 

La mayoría de estas personas con Riesgo Alto o afectadas prefiere ignorar su situación, en el marco de las condiciones de vida que les toca vivir.

El síntoma, como cualquier otro, puede ser abordado y tratado.

Y el tratamiento posible es que el médico y el propio Sistema de Salud no deben esperar de manos cruzadas a que el paciente consulte espontáneamente, sino que debe invertir los términos e ir en su búsqueda activa.

Simultáneamente con esta actitud proactiva/activa, deben coexistir acciones educativas destinadas a la Comunidad.

Solo así se podrá tratar al paciente y su afección partiendo de este síntoma que no se percibe como tal.

Tal vez el golpe a la puerta no será con un “Hola Doctor”, sino con un “Hola Ciudadano”.

Fácil de decir, difícil de hacer, pero debe hacerse.


#Salud2016: Piense Global, actúe Local.

enero 12, 2016

Creo que este año 2016 va a ser muy interesante. Voy a enumerar algunos temas que estimo van a “marcar la agenda” durante el año para mucha gente con poder de decisión y acción. Este post es dedicado a los “Doers”, básicamente.

Todos son temas que he seguido muy de cerca en los últimos años y de los que creo que van a ser un tema de discusión obligada en éste y el próximo.

Creo que los principales temas que nos van a obligar a planificar nuestras acciones van a ser principalmente las Unidades de Stroke Móviles, la seguridad informática de los archivos y dispositivos de uso médico y los sensores biométricos – biológicos, sean éstos de uso externo, interno o mixto.

No son temas menores, nos van a modificar los procesos de sistemática de trabajo, manejo de pacientes, resultados terapéuticos, entrenamiento de personal y … costos.

La seguridad informática tendrá costos altos para la protección de datos privados “sensibles”, equipamiento y dispositivos médicos.

La decisión de incorporar Unidades de Stroke Móviles va a ser muy difícil respecto a modelos de asistencia, equipamiento de las mismas, personal médico, paramédico, drogas a usar y recepción del paciente en una Unidad de Stroke hospitalaria o sanatorial apta para recibir al paciente y continuar con mejor tratamiento del mismo hasta su Alta.

Este tema no será trivial. Las Unidades de Stroke Móviles ya están asistiendo strokes que en un 87 % son isquémicos y requieren de un restablecimiento inmediato del flujo sanguíneo cerebral y neuroprotección inmediata. Todo esto tiene un costo elevadísimo que en Argentina sólo podrán soportar y afrontar muy pocos sistemas de financiamiento o seguros. Habrá que decidir si queremos pagar que una persona vuelva rápidamente a su vida “normal”, familia y trabajo o decidimos que eso es “caro” y devolvemos una “plantita” a su casa al “no hacerle nada, porque no tenemos plata”, para ser sacada al sol cuando el tiempo está lindo o guardarla adentro cuando llueve. Esto es lo que pasa con estos pacientes hoy, digámoslo sin eufemismos y aceptémoslo como la cruda realidad que es. Que debe ser modificada, sí o sí. 

Los Marcapasos sin catéter o wireless, los sensores biológicos portables, implantables o mixtos (parte adentro y parte afuera, como los piercings con sensores) serán otro gran desafío a resolver. De hecho, en los países con centros de vanguardia ya son desafío y dolor de cabeza para los programadores, ingenieros en sistemas, expertos en TIC’s, controladores de riesgo informático y médicos expertos a la vez. Ciberseguridad Sanitaria a su máxima expresión. Es fácil tenerla, lo difícil es pagarla, pero alguien deberá hacerlo o el desastre será inmenso. 

Los sensores biológicos, gracias al desarrollo espectacular que tienen esas computadoras que también sirven para hablar de vez en cuando, llamadas smartphones o teléfonos inteligentes, son una perfecta biblioteca desordenadas de datos biológicos “sensibles” e importantes que ofrecen registrar y acumular a los legos de forma altamente insegura por doquier, desde los famosos FitBit o AppleWatch para abajo. Sin embargo, la experiencia hasta aquí acumulada dice claramente que si es un médico quien prescribe y controla el uso de una determinada aplicación para una patología dada (ejemplo, control de diabetes) los resultados pueden ser más que aceptables. Clínicos para el paciente, económicos para la aseguradora de salud y pésimos para el bolsillo del médico (a menos que sea “socio” del desarrollo, de manera formal o “informal”, léase cobrar una comisión “en negro” por prescribir una app).

Los “otros” sensores biológicos “portables” son muy específicos para cada uso, sea en pacientes internados o ambulatorios. Rigurosamente controlados y supervisados las 24 horas del día, han demostrado una gran eficacia para monitorear variables biológicas específicas. Con esas funciones, son menos molestos para el paciente (una simple pulsera en la muñeca que informa de todo lo que se le pida) y dan información constante y veraz a centrales de monitoreo no telemétrico convencional que ayudan a los pacientes y médicos a disminuir complicaciones, estadía de internación, errores de medicación y, sobre todo, reinternaciones precoces o a corto plazo, un parámetro cada día más tenido en cuenta para valorar (y pagar mejor en consecuencia) lo que entendemos como “atención médica esmerada”. Las patologías cuyas internación y controles son de mayor alto costo son las que más se benefician, como por ejemplo, enfermedades crónicas, diabetes, epilepsia, insuficiencia cardíaca, arritmias cardíacas y … úlceras de decúbito. A esto último yo lo llamaría “monitorear lo inadmisible en el Siglo XXI”, pero es la cruda realidad que nos toca vivir.

Desarrollos a los que deberemos prestar mucha atención:

– Marcapasos miniaturizados sin cables. Debemos prestar atención al tema de reemplazos de baterías agotadas o al desarrollo de modelos cuyas baterías se recarguen sin necesidad de intervenciones.

– Robots emisores de luz LED ultravioleta UV3 intermitente, como standards de desinfección de hospitales y sanatorios, especialmente luego de las experiencias de éxito en esterilización ambiental en la Epidemia de Ébola.

– Nuevas drogas, de “diseño a medida” del genoma del paciente y de alto costo, especialmente para Enfermedades Cardiovasculares.

– Avances en cirugía robótica para cirugías convencionales y no tanto, sin necesidad de que un cirujano experimentado siquiera se acerque al paciente y lo opere exitosamente, sin complicaciones, a miles de kilómetros de distancia.

– Tomógrafos Computados Espectrales, analizando cuidadosamente el modelo a adquirir por cada centro de referencia en base al análisis demográfico y económico de su población de pacientes potenciales. Un tomógrafo espectral no es como un cortaplumas suizo, que sirve para todo pero no hace todo bien. Hay que elegirlo muy bien en base a su futura geolocalización y mercado potencial para poder pagarlo, amortizar la inversión y obtener dividendos sólidos antes de su obsolescencia tecnológica, que no será superior a 2 años. 

– “Donantes Calientes”. Un tema apasionante que requiere modificar muchas Leyes, muchas de ellas las Argentinas sobre procuración y donación de órganos. Si no se puede reformar la conciencia médica sobre lo que insisto desde hace tiempo en Twitter: “No existe razón lógica y válida para detener una reanimación cardiopulmonar. Si no podés recuperar al Paciente, preservá al Donante”, pues bien: los avances tecnológicos me han relevado de mi rol de “Profeta en el Desierto” y ya están en pleno desarrollo equipos que permiten mantener órganos viables para trasplante, especialmente corazón, pulmones e hígado. Todos los órganos van a poder ser preservados luego de su ablación en perfusión caliente hasta su implante en el receptor que lo aguarda. Tal vez, y lo deseo, dejemos de ver esas fotos de “operativos de trasplante” con médicos corriendo hacia una ambulancia, helicóptero o avión con una heladera barata de camping y comprada en un supermercado conteniendo un órgano recién ablacionado de un cadáver, bien sumergido en hielo seco adentro de la misma.  

Creo que este primer post puede ayudar un poco a pensar en el futuro próximo y cómo prepararnos para enfrentarlo proactivamente a los que tenemos, al menos, una pequeña parte que ver en el diseño, ejecución y custodia de las políticas de Salud.

Como escribí arriba: Post para Doers.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.332 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: